Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
San Gualterio, abad
fecha: 23 de marzo
fecha en el calendario anterior: 8 de abril
n.: c. 1030 - †: c. 1095 - país: Francia
otras formas del nombre: Gauthier, Walterio
canonización: culto local
hagiografía: Abel Della Costa
Elogio: En Pontoise, cerca de París, en Francia, san Gualterio, primer abad del monasterio del lugar, que, renunciando a su inclinación por la soledad, con su ejemplo enseñó a los monjes la disciplina de la Regla y fustigó en el clero las costumbres simoníacas.
Patronazgos: patrono de los vitivinicultores, protector de los presidiarios, y para invocar contra el reuma, la fiebre y los problemas de ojos.
refieren a este santo: San Israel

Gauthier en francés, Walter (en su forma alemana o inglesa, por la que es frecuentemente mencionado) o Gualterio (en español), nació en Picardía (Francia) alrededor del año 1030. Comenzó su carrera en la enseñanza, y llegó a ser un popular profesor de filosofía y retórica, pero el deseo de una vida retirada lo lleva a hacerse monje. A lo largo de su vida, esta será la tensión dominante: su deseo de soledad, y los deberes que por obediencia deberá asumir.

Ingresó en la abadía de Rebais-en-Brie, en la diócesis de Meaux, convirtiéndose en un ejemplo inspirador para todos los hermanos, incluso habiendo tenido en una oportunidad diferencias de puntos de vista con el abad. Tiempo después el rey Felipe I estableció una nueva comunidad monástica en Pontoise, y sus monjes eligieron como su abad a Gauthier. Conforme a la costumbre d ela época, recibió la cruz abacial de manos del rey, pero en el rito, puso sus manos sobre las del rey, en vez de debajo, y dijo: «Es de Dios, no de Su majestad, que yo acepto este cargo en la Iglesia». El Rey, lejos de reprender tan osadas palabras, las aprobó. El monasterio estuvo originalmente dedicado a San Germán, obispo de París y luego a San Martin; y se regían por la regla de San Benito.

Hacia el 1072, por una cierta inestabilidad en el comportamiento de los monjes y algunas dificultades encontradas, Gauthier abandonó secretamente la dirección del monasterio y se presentó como simple monje en la abadía de Cluny, guiada por el abad san Hugo. Pero los monjes de Pontoise encontraron al fugitivo y lo convencieron para que volviera a ser su guía. Tras esto, añorando la vida eremítica, llevó durante un tiempo vida solitaria en una cueva cerca del monasterio; luego huye nuevamente y se dirige a una capilla dedicada a los santos Cosme y Damián, en Tours, donde establece una vida de consejo y apoyo a los habitantes del lugar que van a visitarlo. Sin embargo, reconocido por un peregrino, fue de nuevo encontrado por los monjes de Pontoise. En este punto Gauthier decidió ir a Roma, a ver al papa para pedirle ser liberado de esta obligación abacial, pero para su sorpresa, el Papa Gregorio VII ordenó que regresara y no dejara más la abadía, bajo pena de excomunión.

Desde entonces se dedicó por completo a la conducción del monasterio. Las mortificaciones que él hubiera deseado practicar en soledad fueron más que compensadas por las persecuciones que tuvo que sufrir como consecuencia de su oposición a la simonía y la denuncia de la mala vida del clero secular; incluso hubo una ocasión en que fue encarcelado por una violenta disputa con los obispos del Concilio de París de 1092, en relación a la celebración de la Santa Misa por sacerdotes concubinario, pero sus amigos obtuvieron su liberación. En 1094 fundó en Bertacourt, cerca de Amiens, un monasterio femenino, gracias a la ayuda de dos mujeres piadosas, Godelinda y Elvige.

Gauthier murió un viernes santo, su cuerpo fue enterrado en la Abadía de Pontoise, pero durante la Revolución Francesa sus huesos fueron trasladados al cementerio de Pontoise, donde ya no se los ha vuelto a encontrar. Actualmente, el Colegio San Martín de Pontoise, sostenido por los Oratorianos, perpetúa el recuerdo de la antigua abadía y de su primer abad.

El presente artículo es una fusión del de Antonio Borrelli en Santi e Beati, y el de Thurston en el «Butler». La bibliografía recomendada por el Butler dice que Los bolandistas (Acta Sanctorum, abril, vol I) y Mabillon publicaron dos biografías escritas, según parece, por contemporáneos del santo. I. Hess publicó un texto más correcto de la primera y más antigua de esas biografías, en Studien und Mittheilungen aus dem Benedictiner und dem Cistercienser Orden, vol. xx (1899), pp. 297-406. Mi autoría se limita a la traducción de los dos artículos y su combinación. Guerin, en Petits Bollandistes, IV, 283-289 trae un interesante artículo sobre el santo, con un apartado específico sobre el destino de las reliquias.

 
Abel Della Costa
accedida 2389 veces
ingreso o última modificación relevante: 22-3-2013
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_973
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por walter (i) (200.4.200.---) - mié , 19-jun-2013, 17:01:21

muchas gracias por compartir el nombre del santo que es mi tocayo.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.231.21.123
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24