Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
San Morando, monje y presbítero
fecha: 3 de junio
n.: c. 1075 - †: c. 1115 - país: Suiza
canonización: culto local
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En la aldea de Altkirch, en la región de Basilea, entre los helvecios, san Morando, monje, oriundo de Renania, que de presbítero peregrinó a Compostela y, al regresar, se hizo monje en Cluny, fundando después el monasterio donde terminó su intensa vida.
Patronazgos: patrono de los enólogos y vinateros; protector contra la obsesión.

Al parecer, los padres de Morando eran nobles personajes que vivían en el valle del Rin, cerca de Worms, donde el joven recibió su educación, en la escuela de la catedral. Tras su ordenación sacerdotal, emprendió una peregrinación a Santiago de Compostela. Por el camino, se detuvo en Cluny y quedó tan profundamente impresionado por la santa vida de los monjes que, al regresar de Compostela, tomó los hábitos de manos de san Hugo. Ahí siguió avanzando por el camino de la perfección tan rápidamente, que en poco tiempo se consideraba que Morando sobrepasaba a la mayoría de sus hermanos en santidad y fidelidad a la regla. Pasó los primeros años de su vida religiosa en una u otra de las casas de Cluny en Auvernia, pero no estaba destinado a permanecer en Francia. Al iniciarse el siglo XII, el conde Frederick Pferz, magnate de Sandgau, de la baja Alsacia, reconstruyó la iglesia de San Cristóbal, edificada por sus antepasados cerca del sitio donde ahora se encuentra la ciudad de Altkirch. El conde solicitó a san Hugo que le enviara algunos monjes de Cluny para atender la iglesia y a los fieles. Cuando llegó el grupo encabezado por el abad Constancio, éste cayó en la cuenta de que, si se trataba de desarrollar un trabajo de misión, era indispensable conocer bien el alemán. Al informar de esto a Cluny, los superiores destinaron a Morando, que conocía el francés tan bien como el alemán, para hacerse cargo del puesto.

Pronto se comprobó que la elección había sido muy acertada, porque Morando estaba dotado con el espíritu del misionero y las gentes le escuchaban y le seguían con gusto. Sin cuidarse de las fatigas, de la nieve o de la lluvia, se iba a campo traviesa, sin capuchón y con ropas de peregrino, en busca de pecadores para devolverlos al redil. Sus virtudes y su elocuencia fueron los motivos que crearon su reputación de obrar milagros. El conde Frederick, que sufría de parálisis facial, quedó sano gracias a san Morando y, desde entonces, no hacía nada sin consultar previamente al santo. Se afirma que tan sólo con hacer el signo de la cruz, extinguió un incendio que amenazaba destruir el monasterio y por ese mismo procedimiento devolvió la salud a numerosos enfermos. Todos los viernes visitaba el santuario de Nuestra Señora de Gildwiller, que tiene fama de ser el más antiguo de Alsacia; en honor suyo, las gentes del lugar llamaron Fuente de San Morand a un arroyo junto al cual descansaba el santo en su peregrinación semanal. Murió alrededor del 1115. Tal vez en razón de la creencia tradicional de que san Morando ayunó durante toda una Cuaresma sin otro alimento que un racimo de uvas, se le considera como patrón de los cultivadores de la vid.

La biografía medieval de san Morand, presentada en el Acta Sanctorum, junio, vol. I, muestra demasiada parcialidad en favor del personaje; debe haber sido escrita menos de medio siglo después de su muerte, cuando la devoción popular hacia el santo estaba en su apogeo en toda Alsacia. Hay considerable material literario sobre el aspecto arqueológico y sobre el culto. Véase sobre todo a J. Clauss, Historisch-topographisches Wórterbuch des Elsass, pp. 974 y ss; una obra más reducida del mismo autor. Die Heiligen des Eslass (1935). Las representaciones en el arte han sido tratadas por Künstle, Ikonographie, vol. II, p. 445; el aspecto folklórico, en Archives Suisses des Traditions Populaires, vol. VIII (1904), p. 220 y ss.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1688 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: https://www.eltestigofiel.com/index.php?idu=sn_1888
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 34.231.21.123
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24