estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
suscribir a actualizaciones automáticas de esta sección
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
0
América y España
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Compartir en Del.icio.us
Compartir en Meneamé
Enviar por email
Rss de la sección

No es tiempo para tratar asuntos banales con Dios

15 de oct de 2012
A los 450 años de que santa Teresa fundase el monasterio de San José y reformase el Carmelo

La fundación de San José nos recuerda la necesidad de ser apóstoles en un mundo en crisis. Las carmelitas descalzas de San José son apóstoles desde el silencio de su celda, de su claustro. (...)

Teresa se mantuvo siempre en absoluta fidelidad y amor a la Iglesia, por la que sufre, y dentro de la cual aporta su camino de santidad y perfección. Tomó conciencia de la necesidad de abrirse a la expansión misionera de la Iglesia. Aquí, en el nuevo convento, empezó ese apostolado original de santa Teresa con sus poquitas monjas para servir a la Iglesia. Hoy, inmersos en un mundo en crisis económica y de valores espirituales y morales, la Santa nos recuerda que el momento histórico del siglo XVI no fue menos convulso que el nuestro, y que ella fue muy decidida en la adversidad. Cuando contemplamos la obra de San José y los demás conventos nacidos de éste, no podemos dejar de preguntarnos con admiración y asombro: ¿cómo fue capaz una mujer en Ávila, de llevar adelante una obra de tal calado y con tantas adversidades? (...)

En las circunstancias actuales, en medio de una cultura opuesta a los principios evangélicos, en estos tiempos igualmente recios, cuando, al decir de la Santa, quieren poner a la Iglesia por el suelo, parece necesario el espíritu apostólico, urge escuchar la voz interpelante de la Santa: «¡Oh hermanas mías en Cristo!, ayudadme a suplicar esto al Señor, que para eso os juntó aquí; éste es vuestro llamamiento, éstos han de ser vuestros negocios, éstos han de ser vuestros deseos, aquí vuestras lágrimas, éstas vuestras peticiones. Estáse ardiendo el mundo, quieren tornar a sentenciar a Cristo, como dicen, pues le levantan mil testimonios, quieren poner su Iglesia por el suelo, ¿y hemos de gastar tiempo en cosas que por ventura, si Dios se las diese, tendríamos un alma menos en el cielo? No, hermanas mías, no es tiempo de tratar con Dios negocios de poca importancia». Ojalá la Santa nos contagiase su ardor: no es tiempo de distraernos con asuntos banales. (...)

La Iglesia nos necesita como apóstoles en nuestra parroquia, en los movimientos apostólicos, y en nuestra familia, en el trabajo, con nuestras amistades. Sentimos frecuentemente la tentación de vivir el cristianismo al margen de la Iglesia, Cristo sí, Iglesia no. El mensaje de la Santa es diáfano: «Bendito sea Dios..., que soy hija de la Iglesia ¡Soy hija de la Iglesia!» Esto nos recuerda que no podemos vivir el Evangelio según nuestros criterios, sino según la fe de la Iglesia: «Creed firmemente lo que cree la Santa Madre Iglesia, y a buen seguro que vais por buen camino». La Santa y su pequeña comunidad, desde hace 450 años, nos invitan a sentir con la Iglesia y a comprometernos con ella, trabajando, gastándonos en tareas apostólicas: «En tan gran necesidad como ahora tiene la Iglesia, le sirviesen. ¡Dichosas las vidas que en esto se acabaren!»

+ Jesús García Burillo
obispo de Ávila

fuente: Alfa & Omega
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.81.48.159
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
El Papa en viaje
Noticias ecuménicas e interreligiosas
Iglesia en el Mundo
América y España
Espiritualidad y Cultura
Si deseas comunicarte con el sitio, puedes escribir a etf.direccion@gmail.com